El consumo arrasa como hobbie

De los creadores de “el consumismo mantiene la economía y el trabajo, y las empresas que fabrican” (véase a Carmen Lomana en Chester) y “la globalización son todo ventajas” llega “el consumidor consumirá sin saberlo gracias al comercio sin fricción”.

El marketing digital no deja de asombrarme, de verdad. Mira que me sugestiono con que no pueden mejorar la técnica orientada a la venta masiva pero llegan Greg Portell y Abby Klanecky y me desencajan la mandíbula. Novedad de novedades para los consumidores natos, que eligieron el consumo como hobbie preferido. Esta tendencia que ha dado un giro significativo al comercio no deja de ser un avance tecnológico que influye en nuestras vidas. Realidad aplastante.

Para los que estáis igual de perdidos que yo en este tema del comercio sin fricción, Greg y Abby dicen así: ‘Para tener éxito, las marcas establecidas deben dar a los consumidores una razón para interrumpir el proceso de compra que cada vez está más automatizado y elegir activamente una marca, en lugar de aceptar sustitutos pasivamente. A esto lo llamamos “generar fricción de marca en un mundo sin fricciones”.’

¿Os habéis quedado igual no? Básicamente con la creación de la venta online, en este transcurrir del tiempo y la aparición de avances, las ventas son cada vez más directas, más fáciles de realizar e incluso más fáciles de repetir con eso del “volver a comprar este producto” de Amazon. El marketing digital se ha centrado en acortar el proceso por el que tiene que pasar cada internauta para comprar de manera online, simplificándolo a un botón. Aquí es cuando el e-commerce se ríe del Neuromarketing de Ulrich y Yousun

La última demostración del comercio sin fricción demostró que las compras se harían automáticamente en nombre de los consumidores (con su consentimiento anticipado) utilizando datos integrados en tiempo real de preferencias conocidas, comportamientos pasados, sensores y otras fuentes. Imagine, por ejemplo, una “nevera inteligente” que de forma automática hace un pedido de los alimentos que detecta que se están agotando. Eso todavía no es común, pero desde que se les ofreció a los consumidores la opción de comprar online desde casa, en lugar de tener que ir a una tienda, la tecnología ha eliminado rápidamente la fricción del comercio.

Esto deja mucho que desear a nivel personal, en un símil más cercano y real, me recuerda a los coches autónomos. Una crítica personal se queda corta en un artículo como este. ¿Si realizar la compra no entra en mis preocupaciones, qué será lo siguiente? ¿Sólo notificar a mi móvil que soy alérgica al gluten? ¡Ah, y que el viernes tengo visita y necesito más cantidad de un producto! y un largo etcétera que sólo deja ver la necesidad que tienen las empresas y las marcas de poseer información del cliente, y cuanta más mejor. ¡¡Los electrodomésticos tendrán big data interiorizado!!

Nos han convertido en consumidores masivos de productos que no necesitamos, consumimos porque sí, porqué no y por si acaso. Dejando a un lado a celebrities que apoyan la causa con uñas y dientes de porcelana.

Es cierto que consumir mueve el dinero, y este movimiento de capitales es necesario para la prosperidad de la economía, pero sería ideal tener en cuenta la utilidad y los factores secundarios a los que afecta este consumo masivo.

Y para terminar permítanme parafrasear a un grande; “Gastamos dinero que no tenemos, en cosas que no necesitamos, para impresionar a gente a la que no le importamos.” Will Smith.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: